MENU
nebot fybeca

by • October 16, 2014 • ArtículosComments (0)3206

Acorralado por las encuestas, Correa intenta una maniobra contra Nebot Por Emilio Palacio

Palacio copiaLA CORTE NACIONAL DE JUSTICIA ORDENÓ AYER LA DETENCIÓN DE JAIME NEBOT, alcalde de Guayaquil -informó el juez Wilson Merino- por no haberse presentado como testigo en un juicio en el que se investiga el asesinato de varios
delincuentes, hace once años. (Aquí un resumen del caso).

El Fiscal General, Galo Chiriboga, tomó distancia inmediatamente de la decisión: dijo que la orden de detención se había dictado “demasiado severamente”, puesto que el uso de la fuerza pública para convocar a un testigo solo se justifica después de que este se ha rehusado a acudir a un tercer llamado.

Si Nebot concurre a la próxima convocatoria ante Merino, este y el fiscal del caso podrían vejarlo ante las cámaras de televisión. Es probable incluso (como ocurrió en el juicio contra Emilio Palacio y El Universo) que lo reciba una turba hostil.
El aparato de propaganda oficial destacará entonces cómo el alcalde tuvo que “someterse” a la justicia correísta.
(En realidad, la decisión de los jueces es ilegal, porque al alcalde nunca le notificaronformalmente que debía presentarse ante la Corte, trámite que debió cumplirse por intermedio del presidente de la Corte Provincial del Guayas).

La actitud de Chiriboga dio pie para la siguiente pregunta: ¿La orden de detención fue un error de los jueces, o un acto de persecución política, como denunció enseguida Nebot?

Adivinar las intenciones de una dictadura es difícil, pero en este caso hay varios elementos que permiten sospechar que se trata, claramente, de lo segundo.

Merino, Chiriboga y Nebot

Wilson Merino no es cualquier magistrado. Fue uno de los jueces que, por orden directa del presidente de la república, condenó al periodista Emilio Palacio y a los directivos de diario El Universo a tres años de cárcel y a pagar 40 millones de dólares como indemnización al ciudadano Rafael Correa.

Se lo recuerda también porque ordenó liberar al primo del primer mandatario, Pedro Delgado, ex titular del Banco Central, que de ese modo pudo escapar del lazo de la Justicia.

El Fiscal Galo Chiriboga es pariente del presidente (que de pequeño lo llamaba “el tío Galo”) y siempre ha sido leal al régimen, pero en realidad no pertenece al círculo más íntimo del primer mandatario. Ya en otras ocasiones se pudo constatar que Correa no lo toma en cuenta para ciertas operaciones políticas delicadas. Así ocurrió, por ejemplo, con la investigación de los acontecimientos del 30 de septiembre del 2010 (cuando supuestamente un grupo de policías secuestró al presidente e intento asesinarlo); el primer mandatario prefirió conformar una comisión especial para que investigue esos acontecimientos, despojando en la práctica a Chiriboga de esa atribución.

El contexto político también apuntala la tesis de una maniobra fraguada desde el Palacio de Carondelet: Jaime Nebot y Correa vienen protagonizado desde hace días un durísimo enfrentamiento. El presidente quiere que el alcalde de Guayaquil se haga cargo del manejo del transporte público para que asuma el costo político de elevar los pasajes, luego de casi diez años de congelamiento de las tarifas. Nebot se niega, y ha mencionado la posibilidad de exigir una consulta popular para resolver la diferencia. El primer mandatario no ha descartado pedir la revocatoria del alcalde.

Merino fue designado para integrar la Corte Nacional luego de que Correa anunciase: “Le voy a meter la mano a la Justicia”. Dispone de un canal de acceso directo a la presidencia: el abogado Gútemberg Vera, que manejó la acusación contra Emilio Palacio. Así que podemos concluir que en este caso, como en otros, actúa simplemente como el dedo pulgar del emperador.

Por supuesto, si mañana Correa concluyese que la jugada no salió bien, negará haber intervenido, y se hará a un lado, olímpicamente.

Una encerrona bien pensada

Tanto Correa como Nebot intentan proyectar la imagen de políticos “ganadores” y “duros”, que nunca se doblegan ante sus rivales. Es allí, precisamente, donde le quieren pegar al alcalde de Guayaquil.

Si Nebot concurre a la próxima convocatoria ante Merino, este y el fiscal del caso podrían vejarlo ante las cámaras de televisión. Es probable incluso (como ocurrió en el juicio contra Emilio Palacio y El Universo) que lo reciba una turba hostil. El aparato de propaganda oficial destacará entonces cómo el alcalde tuvo que “someterse” a la justicia correísta. Luego Correa, o alguno de sus voceros, le exigirá que del mismo modo se someta y asuma el alza de los pasajes urbanos. Su imagen política quedará seriamente golpeada.

Si no acude, en cambio, podrían declararlo en rebeldía, con incalculables consecuencias.

Una manera de evitar la encerrona sería que Nebot acuda a la Corte rodeado de amplios sectores de la oposición, en un acto de unidad y solidaridad política. No es imposible que ocurra, pero no será sencillo: los recelos que separan a la oposición todavía son demasiado grandes.

Evitar la unidad de la oposición

Días atrás, una encuesta de la empresa Cedatos reveló que si hubiese elecciones por estas fechas, sólo el 38% de los ecuatorianos votaría por Rafael Correa. El 58% votaría por otro candidato.

Otra encuesta de Perfiles de Opinión, más reciente, concluyó que el 93% de los ecuatorianos coincide con la oposición en que se requiere una consulta popular para decidir si se autoriza la reelección indefinida que el presidente de la república tanto anhela.

Otros antecedentes a tomar en cuenta: el 23 de febrero el partido de gobierno sufrió una aplastante derrota en las elecciones municipales, y el 17 de septiembre los sindicatos y el movimiento indígena se tomaron las calles de las principales ciudades para rechazar las políticas oficiales.

Correa se siente acorralado por su pérdida de credibilidad, pero todavía tiene una enorme ventaja: la oposición no está unida. La división de sus enemigos es su último recurso. Si lo pierde, sería gravísimo. Golpear a Nebot, y que la oposición no reaccione, es un modo de evitarlo.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>