MENU
Glas Moreno

by • April 16, 2016 • ArtículosComments (0)1739

Alianza PAIS ahora se llama “Amigas y Rivales 2” Por Emilio Palacio

Alianza PAIS ahora se llama “Amigas y Rivales 2” Por Emilio Palacio

Rafael Correa tiene hasta mayo para escoger al candidato presidencial de Alianza País. Así lo decidió el buro del partido, el 31 de marzo pasado. Mientras, los dos bandos, el de Jorge Glas y el de Lenin Moreno, seguirán trabajando para fortalecer sus precandidaturas, inviertiendo recursos y amarrando militantes, pero sin hacer bulla. Al menos eso fue lo que decidió el buró, para evitar una guerra intestina a muerte. 

El pacto, sin embargo, no ha detenido lo que ya es una lucha feroz por el poder. Al día siguiente del buró, Moreno hizo circular una carta en la que pidió una “autocrítica” del partido; y a los pocos días se mostró, mediante teleconferencia, en un encuentro sobre discapacidades, en el ágora de la Casa de la Cultura, en Quito. Los asistentes lo aplaudieron y algunos gritaron “Lenin presidente”. 

Glas de todos modos le lleva ventaja. Cada vez con más frecuencia, Correa le encomienda que lo represente en la inauguración de obras públicas. Con ese pretexto, estuvo en Manabí el 29 de marzo, donde 17 autoridades seccionales de esa provincia apoyaron públicamente su candidatura. 

La campaña corre por Internet: “Tuiteros con Lenin” pubica videos que destacan el buen humor de Moreno, o su amor por los niños; mientra que Glas aparece en su cuenta en Facebook desayunando o almorzando con ciudadanos de a pie, en sencillas viviendas. 

No falta la campaña sucia. La gente de Glas difunde memes anónimos que insinúan actos de corrupción de Moreno; mientras que los partidarios del ex vicepresidente cuentan -en voz baja y con una sonrisa cómplice-, toda suerte de anécdotas picantes sobre los viajes de Glas a China. 

El capítulo más reciente se produjo esta semana, cuando Leonardo Vicuña defendió, en El Telégrafo, la candidatura de Moreno, al que llamó “humanista, leal a la Revolución Ciudadana, patriota y demócrata”. De inmediato respondió Marcela Aguiñaga, vicepresidenta de la Asamblea Nacional, que escribió al diario para defender a Glas: “la persona con la capacidad, la visión y la pasión para profundizar los logros de nuestro proceso político”. 

No hay que olvidar, sin embargo, que el gran elector será Rafael Correa, por lo que debemos fijarnos más que nada en sus intereses y conveniencias personales. 

Desde un punto de vista estrictamente electoral, la mejor opción sería Moreno, que con su imagen de Hermanito de la Caridad ha sabido cultivar su propio caudal electoral. El inconveniente es que, precisamente por esa fortaleza propia, Moreno no le garantiza al actual presidente que se comportará como su marioneta cuando lo reemplace. Todo lo contrario, una vez en el poder, podría dedicarse más bien a consolidar su propio liderazgo, aprovechando que el otro se irá a esconder a Bélgica. 

Glas es mucho más manejable; en realidad es un incondicional del primer mandatario; pero no tiene votos. (Aunque el Héroe del Cenepa crea que sí los tiene). Por eso, Correa ha venido buscando una solución intermedia: Moreno presidente, Glas vicepresidente. 

Moreno no ha querido ni oir de esa alternativa. Sabe que Glas podría arrastrarlo a una derrota electoral vergonzosa; pero además que, si ganan, estaría gobernando con un conspirador a tiempo completo a sus espaldas. 

La fórmula conciliadora tampoco atrae a Glas. Su ambición es convertirse en el gran jefe del partido mientras Correa permanezca en el exilio europeo, como presidente de la República si fuese posible, pero si no, al menos como cabeza de un sólido partido de oposición. 

Glas cuenta por ahora con la ventaja de que Correa ha puesto a su servicio el gigantesco aparato propagandístico del estado, no necesariamente porque lo quiera como candidato, sino para presionar a Moreno; pero a Glas eso no le importa y le saca provecho a cada segundo en televisión, que pagan los contribuyentes. 

Moreno, en cambio, tiene de su lado el aparato que moviliza a las bases (muy debilitado, pero todavía existente), puesto a su disposición por Ricardo Patiño. Al mismo tiempo, cultiva las falsas esperanzas de un ala de la izquierda marxista, que sueña con resucitar el “proyecto inicial” del correismo de la mano de Moreno. 

¿Cuál de los dos bandos se impondrá? Quizás ninguno. Las “primarias” en Ecuador no han funcionado casi nunca. Cuando la pelea se resuelve, el bando perdedor no hace campaña por el rival sino que se va a su casa o, peor aun, se pasa al bando del enemigo. La Izquierda Democrática eligió su candidato presidencial para 1988 entre Rodrigo Borja y Raúl Baca. Ganó el primero, pero entonces casi todos los seguidores de Baca abandonaron a Borja y apoyaron a Abdalá Bucaram, a cambio de la candidatura para la vicepresidencia. Borja ganó de todos modos porque el 80% del partido estaba con él (Baca sólo consiguió el 12% en las primarias). Alianza País, en cambio, está dividido entre Moreno y Glas casi por la mitad. 

La Izquierda Democrática, además, no era un partido de gobierno sino de oposición, mientras que Alianza País deberá cargar todavía, por un año más, con la cruz de una crisis galopante que los está obligando, como gobierno, a tomar medidas impopulares.

 

Glas Moreno

 

 

https://www.emiliopalacio.com/15-abr-2016.-alianza-pa-s-ahora-se-llama–amigas-y-rivales-2-.html

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>