MENU

by • October 20, 2014 • ArtículosComments (0)3267

Correa: “La caída del petróleo perjudicará al pueblo; no a nosotros” Por Emilio Palacio

Palacio copia

El presidente Rafael Correa ya no oculta su gusto por los bienes de consumo finos: bicicletas, aviones, mascotas, relojes, gafas, delicatesen.

EL JUEVES, EL PRESIDENTE RAFAEL CORREA CONFESÓ QUE NO LE PREOCUPA EN ABSOLUTO EL PRECIO DEL PETRÓLEO. “Si cae mucho el petróleo, si hay recesión, o si cae la recaudación de impuestos, nuestra variable de ajuste será la inversión; o sea, en vez de construir 200 escuelas, construiremos 100; eso no nos perjudica a nosotros, perjudica al pueblo”, le dijo a un grupo de periodistas en Quito.

Este sábado, 18 de octubre, los sindicatos del Frente Unitario de Trabajadores, las organizaciones del movimiento indígena y sus diferentes aliados se reunieron en Guayaquil. Después de un rápido balance del 17 S, los asistentes se pronunciaron por convocar el miércoles 19 de noviembre a nuevas movilizaciones en todas las ciudades donde fuese posible, en los mismos horarios que la vez anterior.
Pocas veces un primer mandatario ha reconocido tan francamente la discrepancia de intereses entre su régimen y la población. Los pobres (que necesitan escuelas públicas) serán la variable de ajuste. Los viajes del primer mandatario a Qatar y Suiza, las pérdidas multimillonarias de El Telégrafo, los exóticos experimentos del ministerio de la Felicidad, las cadenas mediáticas de injurias contra la oposición, seguirán intocados. La crisis la pagarán los hijos de las grandes mayorías.

El presidente reconoce además, así, que la matriz productiva no ha cambiado. Seguimos siendo un país que no cuenta con capital propio para invertir. Sólo crecemos económicamente cuando disponemos de excedentes petroleros. Pero con un agravante: hace diez años, para poner en movimiento el aparato productivo nos bastaba con un barril de 30 o 40 dólares. Ahora, ni con 70 dólares por barril alcanzará: inevitablemente sobrevendrán la recesión y el desempleo.

Correa descarta, por supuesto, la posibilidad de reemplazar la inversión pública inexistente con inversión privada. Si el estado no dispone de renta petrolera, se deja de invertir y punto. ¿Que con eso se perjudica el pueblo y no el gobierno? No importa, esas son las reglas. El poder económico absoluto del estado es indispensable para imponer el poder político absoluto sobre el conjunto de la sociedad.

El pueblo ya se dio cuenta

Sorprendentemente, los que mejor entendieron que el “modelo” correísta ya llegó a su límite, son los pobres. Las cifras lo demuestran.

Según el Plan de Desarrollo del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito (versión 2011) los mayores porcentajes de pobreza en la capital (entre el 48% y el 76%) se concentran en ocho parroquias. Estos fueron los resultados en las elecciones para la alcaldía de Quito, el pasado 23 de febrero, en esas ocho circunscripciones:

Mauricio
Rodas Augusto
Barrera
Gualea 61,04 33,56
Nanegal 60,97 36,21
Nono 58,58 37,11
Quito 58,55 38,01
Lloa 55,25 40,06
Atahualpa 54,90 38,94
San José de Minas 52,77 43,45
Pacto 52,09 38,12
Puéllaro 39,90 46,71

Fuente: CNE.

Es decir que sólo en una de las parroquia más pobres de Quito (Puéllaro) el candidato de Correa venció a su contrincante. En todas las demás perdió, y en tres al menos (Gualea, Nanegal y Nono) le fue peor que en el conjunto de la capital.

La conclusión es obvia: en Quito votaron contra el gobierno los mismos que recibieron durante estos ocho años el bono de la pobreza.

Con el paso de los meses, ese escenario se ha vuelto aún más desfavorable para el régimen. Una encuesta de Cedatos reveló, días atrás, que si hubiese elecciones presidenciales por estas fechas, sólo el 38% de los ecuatorianos apoyaría a Rafael Correa. El 58% dijo que votaría en contra.

El repudio no es
sólo electoral

El 17 de septiembre pasado, los sindicatos y el movimiento indígena marcharon contra las políticas oficiales. La movilización congregó al pueblo llano, obreros, indígenas, maestros, vendedores informales y estudiantes de colegios públicos. No se vio por ninguna parte empresarios ni clase media.

El sociólogo Luis Verdesoto (El Universo, septiembre 25), experto en movimientos sociales, lo comentó así (el destacado es nuestro):

También vimos a los sindicalistas. Muchos obreros, casi todos del sector formal de la economía. Obreros jóvenes en su mayoría, lo que habla de la nueva conformación etaria de la clase obrera. Y de la modernización que se vive… También estuvo el sindicalismo publico… La clase media fue el menor aporte.

De nuevo, la misma conclusión adversa para la dictadura: Marcharon contra Correa los mismos que se beneficiaron en estos ocho años de fiesta petrolera con las alzas salariales y la generación de fuentes de empleo (incluso empleo público).

Los sindicatos convocan
a una nueva movilización

El resultado exitoso de la oposición el 17 de septiembre podría repetirse. Este sábado, 18 de octubre, los sindicatos del Frente Unitario de Trabajadores, las organizaciones del movimiento indígena y sus diferentes aliados se reunieron en Guayaquil. Después de un rápido balance del 17 S, los asistentes se pronunciaron por convocar el miércoles 19 de noviembre a nuevas movilizaciones en todas las ciudades donde fuese posible, en los mismos horarios que la vez anterior. (Aquí el texto de las resoluciones)

Un sector radical llevó la propuesta de huelga general indefinida (que se coreó en las calles de Quito el 17 S), pero por ahora no obtuvo suficiente respaldo.

“¿No temen que el gobierno los reprima de nuevo?”, le pregunté a Carlos Pérez, presidente de Ecuarunari, cuando me amplió por teléfono las conclusiones del evento. “Por supuesto que volverán a reprimir, pero la gente está perdiendo el miedo, ya lo perdió”, fue su respuesta inmediata.


Hasta hace muy pocos años, Camilo Samán sobrevivía gracias a la venta de sánduches de cerdo, comentó en alguna ocasión el legislador Enrique Herrería. Ahora Samán integra la cúpula correísta, que no se niega el placer de ninguna comodidad burguesa.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>