MENU
Pativideos ISFFa

by • July 6, 2016 • ArtículosComments (0)841

#Ecuador Pativideos echa gasolina al fuego en los cuarteles Por Emilio Palacio

1. Pativideos echa gasolina al fuego en los cuarteles
  
La semana pasada, Ricardo Patiño estuvo a punto de provocar un incendio político en varios repartos militares que visitó para “socializar” las reformas del gobierno al sistema de seguridad social de las fuerzas armadas. 

En el breve lapso de cinco días, el ministro concurrió a la Brigada de Caballería Galápagos de Riobamba; la Brigada Patria de las fuerzas especiales de Latacunga; el grupo de Artillería Bolívar de Machala; la Base Naval Norte y el Cuerpo de infantería de la Base San Eduardo, en Guayaquil; la Base Naval en Jaramijó; y el Ala 21 de la Fuerza Aérea y la Escuela de Infantería, en Taura. 

Un equipo de la Secom filmó los encuentros pero no se permitió el ingreso de periodistas no oficiales. Aun así, fuentes militares nos contaron lo que ocurrió: 

El ministro no explicó todas las reformas sino solamente las que afectarán la cesantía y la pensión jubilar. No mencionó el sistema de salud, los préstamos para vivienda, los seguros de accidentes y de vida, etcétera. 

Tampoco entregó el texto de las reformas. Sólo repartió un folleto que supuestamente resume los cambios en las pensiones jubilares. 

Los militares escucharon con atención al secretario de estado, pero el descontento se manifestó cuando llegó el momento de aclarar dudas. Los uniformados protestaron -a gritos en algunos casos- porque el expositor sólo admitía preguntas por escrito, en papelitos que el personal de la Secom recogería y ordenaría. En Machala, el malestar fue tan visible que Patiño tuvo que anunciar un receso mientras abandonaba el podio en medio de reclamos. Antes de regresar, los militares acordaron que si no se les permitían hablar, se retirarían del salón. Patiño solucionó el conflicto salomónicamente, proponiendo que primero se hagan preguntas por escrito y luego verbalmente. 

Muchas de las preguntas se repitieron porque sus autores las enviaron por correo electrónico a otros repartos que compartían las mismas inquietudes. 

Estas son algunas de las dudas que se plantearon: 

“En su exposición usted nos hace conocer una propuesta de reformas al Issfa  sin embargo, no entiendo por qué nadie del personal del Issfa está presente”.

“Nosotros somos soldados, no economistas o actuarios. ¿Se ha expuesto al Issfa lo que se nos ha presentado hoy?”.

 “No es conveniente que sólo se analicen los temas aquí expuestos y no se explique todo el alcance de la LOSEP, que no es propiamente para seguridad social”. 

“Este es un tema técnico pero nosotros somos soldados y no expertos en el tema. Es mejor formar un grupo representativo de todos los grados y con conocimiento de lo que se ha tratado. Me permito recomendar que el director del Issfa o una comisión especializada de las fuerzas armadas analice lo expuesto y se nos expongan luego las conclusiones técnicas y legales”.

“Esta reunión debe ser considerada como informativa y no como una socialización, y peor una aceptación de lo propuesto”. 

 “¿Por qué la policía no está incluida en este proyecto?”

“Considerando que falta muy poco tiempo para las próximas elecciones, ¿no sería más conveniente que dejen la propuesta para que el próximo gobierno decida?”. 

Casi todas las intervenciones se hicieron en tono enérgico, interrumpiendo al ministro y en medio del aplauso cerrado de los uniformados. 

Afuera, el descontento también se expresó. Los militares en servicio pasivo llegaron muy temprano a casi todos los repartos para recibir al ministro con gritos de repudio. 

Se quejaron de que Patiño no tome en cuenta la opinión del Issfa, cuyo directorio no se reúne desde hace seis meses. El director del Issfa, general Juan Francisco Vivero, también tenía un programa de visitas a varios cuarteles, pero el miércoles, a último momento, por orden de Patiño, el Comando Conjunto lo suspendió. 

En Latacunga, la protesta de los militares en retiro subió de tono cuando se quiso impedir que el ministro se retire por la puerta principal. Corrió el rumor entre la tropa (que no hemos podido confirmar) de que debió salir en helicóptero. 

En la Base Naval Norte de Guayaquil los militares en servicio pasivo intentaron ingresar a la instalación militar. Patiño había llevado un grupo de “partidarios” que gritaron mucho pero que no se atrevieron a enfrentarlos. Entonces los jefes militares enviaron personal de tropa para resguardar el orden y eso provocó un fuerte cruce de palabras entre un airado oficial en retiro y un joven soldado que no sabía bien cómo responder.  

El martes de esta semana estaba previsto que Patiño concurra al Fuerte Militar Atahualpa, en Machachi, pero la visita se suspendió. 

El alto mando tampoco se sintió cómodo con la gira. El ministro había ordenado a los comandantes de la Armada, Fernando Noboa, y del Ejército, Luis Castro, que lo acompañen en sus visitas, pero con eso, lejos de ocultar la flagrante violación a la jerarquía de la institución militar, los expuso a la vergüenza por permitirlo. 

El general en retiro Oswaldo Jarrín lo explicó así este lunes por Radio Democracia: “[El ministro] va a visitar directamente los cuarteles… conversa con oficiales y tropa en forma directa… ; se pasa por encima de los comandos generales… No respeta la estructura jerarquica”. 

Al alto mando también le molestó que Patiño dedicase buena parte de sus intervenciones a hacer proselitismo político, acusando a la oposición, ante la tropa, de difundir rumores falsos, denigrando a cualquiera que se oponga a su propuesta y recordándole a los soldados “la obra” del gobierno.  

El viernes, el vicealmirante Noboa le dijo a Patiño que el alto mando no aceptaría su propuesta. Según un testigo, el ministro le contestó: “Cómo usted sabe, para aplicar una ley no necesitamos permiso del Comando Conjunto y tenemos mayoría en la asamblea, así que la reforma se va a aprobar”. Se desconoce cuál será la postura final de Noboa, pero luego de su conversación con Patiño le pidió a varios comandantes de unidades que informen a la tropa que los almirantes y generales no apoyan el proyecto.  

Corren rumores, al momento de redactar estas líneas, de que si el alto mando se mantiene en esa postura, el gobierno ordenaría de inmediato su destitución.

2. Los motivos de Jaime Nebot

Periodistas de opinión comentaron estos días la candidatura de Cynthia Viteri:  

El martes 28 de junio José Hernández escribió en 4 Pelagatos que “la precandidatura de Cynthia Viteri se parece más a la receta de una mayonesa cuyo autor sabe que es improbable que cuaje”. Según Hernández, Nebot habría tenido dos motivos: “Caminar en el terreno de Lasso y minarlo… debilitarlo para que ceda y negocie” y también mover sus fichas “como lo hace un gran elector”. Luego agregó: “Y, por último, si los balones de ensayo no dan resultado y [Nebot] tampoco arregla con Lasso, pues es amigo de Lenin Moreno”.

Alfredo Pinoargote también considera que Nebot estaría dispuesto a convivir con un régimen encabezado por el ex vicepresidente Moreno. El jueves 30 de junio le preguntó a Cynthia Viteri: “De ser Lenin Moreno el candidato, ¿la candidatura de Cynthia Viteri no estaría asegurando -al dividir a los candidatos del otro lado- el triunfo de Moreno, y con eso el PSC apuntaría a una gran convergencia parlamentaria de unidad, que podría ser con Moreno de presidente también, no solamente con Cynthia Viteri?”  

Simón Pachano no está del todo convencido de que la candidatura de la asambleista sea definitiva. Este lunes en diario El Universo barajó cuatro hipótesis: “La primera es que [los socialicristianos] consideraron que de esta manera podían imponer una decisión al resto. La segunda es que sería una precandidatura para negociar frente a otras que puedan aparecer (incluso relegando a Cynthia Viteri a la Vicepresidencia). La tercera es que esta sea una manera de promocionarla, pero con el objetivo de lanzarla para la alcaldía de Guayaquil. La cuarta es que simple y llanamente consideren que la alianza es innecesaria porque tienen la seguridad de la derrota del correísmo”. Pachano aclaró que ninguna de esas hipótesis lo convence del todo.

 
3. ¿Pozo de verdad es, o se hace?

El  jueves, el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, debatió con William Murillo, en los Desayunos de Teleamazonas, la denuncia de que en las elecciones del 2014 se hizo votar a muchos ecuatorianos que viven en el extranjero, algo que la ley no permite en elecciones para autoridades seccionales.

Pozo contestó que el único documento que demuestra que un ecuatoriano ha votado es el padrón electoral, donde constan las firmas de los ciudadanos que se acercaron a las mesas electorales. Todos los demás “no votaron”, dijo, y por tanto la denuncia sería falsa. 

No quedó claro si Pozo de verdad no ha entendido que lo que se denuncia, precisamente, es que los residentes en el extranjero no votaron pero que en las computadoras de Dato Seguro, un portal administrado por el gobierno -y citando como fuente el CNE- aparece como si lo hubiesen hecho, y es esa contradicción flagrante lo que deben explicar. 

4. Fracasa un proyecto estrella del correísmo

El jueves 30 de junio, el presidente Correa dispuso la liquidación de la Empresa Pública de Fármacos (Enfarma EP), fundada hace siete años. Quedan en la desocupación 138 empleados. 

Vistazo informó semanas atrás que la crisis de Enfarma se produjo porque la empresa proyectó ventas de medicamentos al estado por 45,5 millones de dólares en el 2015 y sólo colocó 12,2 millones. La empresa tampoco recibió una inyección de capital público adicional de 10 millones de dólares.

Las empresas farmacéuticas son uno de los sectores económicos estratégicos del país, según Senplades, pero Análisis Semanal diagnostica que la crisis económica las está afectando. La revista estima que el año pasado las compras públicas de medicamentos totales se redujeron 10,3% y que el 2016 caerán otro 13,2%.

5. Yachay queda a la deriva

El jueves se informó que el norteamericano Daniel J. Larson presentó su dimisión al cargo de rector de Yachay Tech, el emprendimiento científico “emblema” del correísmo. 

Yachay Tech ha tenido tres rectores desde sus inicios en marzo del 2014, lo que arroja un rector cada nueve meses como promedio. Larson llegó a los seis meses, por debajo del promedio. 

Yachay se verá afectada por la liquidación de Enfarma ya que deberá abandonar sus proyectos de producción conjunta de medicamentos. Al asumir, Larson le dijo a El Universo que estaba “un poco sorprendido” por la cantidad de estudiantes interesados en nanotecnología y que “honestamente, no sé dónde están las oportunidades para trabajar en este campo en Ecuador”. Probablemente, agregó, esos estudiantes tendrían oportunidad desarrollando “nuevos tratamientos médicos”. 

La renuncia de Larson se produjo una semana después de una visita sorpresiva de Rafael Correa a ese centro de educación, pero el norteamericano atribuyó su decisión a su deseo (por lo visto repentino) de dedicarse a “causas filantrópica”.

https://www.emiliopalacio.com/las-cinco-de-la-semana.html

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>