MENU
Guillermo Lasso

by • May 20, 2015 • ArtículosComments (6)3582

La oposición se une… ¿contra Guillermo Lasso? Por Emilio Palacio

Un frente único de oposición, que “ni come ni deja comer”, se está conformando en la práctica, pero no para confrontar a la dictadura sino para poner obstáculos al avance de Guillermo Lasso.

Palacio copiaNo nos hace falta un nuevo “mesías” que venga a “refundar” el país. Las democracias no funcionan con presidentes perfectos sino con gobiernos que conducen la negociación. Lo que necesitamos es un candidato que derrote al correísmo, rescate la democracia y despierte el aparato productivo. Podemos conseguirlo, pero no pongamos obstáculos nosotros mismos.

COMER MANZANAS SIN DIENTES ES TAN DIFÍCIL COMO DERROTAR A UN DICTADOR SIN UN GOBIERNO alternativo, criticando la conducta del tirano pero sin ofrecer una salida política diferente.

Cualquiera que se haya enfrentado a Rafael Correa lo sabe por experiencia. Los jóvenes de Yasunidos, los banqueros, los trabajadores de telefonía móvil, los periodistas, los maestros, todos levantaron algún reclamo justo, pero no avanzaron más allá de cierto punto porque (al no ser movimientos políticos) no pudieron ofrecer algo distinto al creciente poder del totalitarismo. 

La mayor fortaleza de Correa ha sido, precisamente, que casi todos los dirigentes políticos de oposición acabaron tirando la toalla ante el nuevo dueño del país. A partir de algún momento, le reclamaron sólo por cuestiones específicas, pero sin una propuesta de gobierno que ofrecer a cambio. Jaime Nebot se limitó a defender a Guayaquil, el MPD a defender a los maestros, Pachakutik a los indígenas. Casi todos parecían resignados a esperar a febrero del 2017, para recién entonces entablar batalla, aspirando a que el régimen totalitario se desgaste por sí solo, como una manzana podrida que cederá su puesto voluntariamente. Casi todos le cogieron asco de repente a una eventual candidatura presidencial. Todos se dedicaron a ser buenos alcaldes, o prefectos, o a defender a su grupo, pero sin levantar un programa de gobierno y un equipo de dirigentes que lo lleve a la práctica.

La lucha social continuó, pero sin converger con la lucha política, que se volvió inexistente.

Guillermo Lasso es de los pocos que rompió ese esquema. No sólo se ha mantenido como alternativa política, sino que meses atrás lanzó a su gente a las calles, a disputarle los espacios públicos a la dictadura, y no por reclamos parciales sino apuntando al corazón del correísmo: a la dictadura perpetua, a la reelección indefinida.

El resultado fue que -en los últimos meses, sobre todo- capitalizó el descontento y no sólo organizó mejor y extendió su estructura política, sino que comenzó a disputarle a Correa el liderazgo. Si hoy hubiese elecciones -informa Cedatos-, Lasso entraría a una segunda vuelta con Correa o con cualquier otro candidato de Alianza PAÍS.  

Los perros del hortelano 

A medida que se consolida la figura de Lasso, sin embargo, se ha venido levantando, paulatinamente, una especie de  frente único de sectores de la oposición, que no necesariamente se han reunido, pero que en los hechos han llegado a la conclusión de que no hay que enfrentar a Correa sino… ponerle obstáculos al dirigente de CREO. 

No critican sus propuestas de gobierno o su estrategia de luchar en las calles. Sobre eso, silencio absoluto. El énfasis está en dos o tres argumentos fabricados por el correísmo:

Que “Lasso es banquero”, y ya se sabe, eso en el Ecuador correísta es peor que ser traficante de drogas, porque hace un cuarto de siglo hubo un feriado bancario del cual Lasso no se benefició, pero eso no importa, porque en el Ecuador correísta, asimismo, no hay que probar la culpabilidad de las personas sino que se la presupone.

Que “Lasso no tiene carisma”, y ya lo ha dicho Correa, sin carisma “no se puede” ganar una elección, aunque José María Velasco Ibarra y Asaad Bucaram hayan tenido menos carisma que cualquiera pero llegaron a convertirse en su momento en los líderes más populares del país.  

Que “Lasso se quiere comprar la presidencia”, cuando, ya se sabe, lo correcto es, como hizo Correa, pedirle dinero a las FARC y, al mismo tiempo, a poderosos millonarios. 

A Guillermo Lasso estas críticas no le habrán gustado, pero la política es así, y él habrá entendido ya que sus rivales tienen derecho a cuestionar su liderazgo. Lo que ocurre es que estamos hablando de una especie de frente único de perros del hortelano, que cuestionan al único dirigente político que levanta una alternativa política frente a la dictadura, pero sin proponer nada a cambio, ni un candidato, ni un programa de gobierno, ni un plan de acción, ni nada de nada, excepto seguir esperando a que alguno de ellos, en una fecha incierta, nos diga que se ha despertado esa mañana con la convicción de que él es el ungido, y no los que todo este tiempo se mantuvieron al frente de la lucha política.

No busquemos un nuevo caudillo

En política, los tiempos son decisivos. Hay un momento exacto para cada decisión. Este es el momento de reconocer que el enorme descontento social contra la dictadura no podrá seguir avanzando sin una alternativa de gobierno creíble. Guillermo Lasso es el único que se ha atrevido a levantar una propuesta, en las calles, arriesgando su pellejo y sus recursos. Si posponemos una decisión, se ampliará el vacío político. Habrá sido como calentar hasta el punto de ebullición la enorme caldera del descontento social, pero sin disponer de un pistón político que canalice esa gigantesca energía. El vapor de la oposición se dispersará, sin hacerle daño al enemigo. 

Por todas partes escucho que “hace falta un líder”. Algunos pareciera en realidad que buscan un nuevo Correa: Carismático, buen orador, con mucho dinero para gastar pero pobre al mismo tiempo, indefinido políticamente para caerle simpático a todos, sin trayectoria para que no lo critiquen, cantante, bailarín, sin defectos ni errores.

Pero nadie propone un nombre de carne y hueso. Sólo CREO, con Guillermo Lasso.

No nos hace falta un nuevo “mesías” que venga a “refundar” el país. Las democracias no funcionan con presidentes perfectos sino con gobiernos que conducen la negociación. Lo que necesitamos es un candidato que derrote al correísmo, rescate la democracia y despierte el aparato productivo. Podemos conseguirlo, pero no pongamos obstáculos nosotros mismos.

happy wheels

Related Posts

6 Responses to La oposición se une… ¿contra Guillermo Lasso? Por Emilio Palacio

  1. Estimado Emilio:

    En referencia a este su artículo, debo indicar que hay posiblemente desconocimiento, pues nosotros como Concertación hemos venido conversando con diferentes sectores políticos, gremiales y de la sociedad civil en pos de lograr un proyecto de desarrollo para el Ecuador, además actuando con responsabilidad y con compromiso como nos caracteriza hemos presentado no ahora sino ya hace 9 meses un proyecto denominado Plan de Transición a la Democracia que la intención es que sirva como una base programática sobre la cual lograr mínimos acuerdos que aporten al país.

    Le comparto un resumen del plan presetado y si es su de su interés lo puedo hacer llegar el programa completo

    Link: http://www.slideshare.net/ConcertacionTungurahua/plan-de-transicion-a-la-democracia

    Muchas Gracias
    Saludos
    Carlos Fernando Villacreses
    Presidente
    Movimiento Concertación Tungurahua

  2. Manuel Vivanco Riofrio says:

    Excelente Emilio; ese es el análisis correcto de la última unión/candidatura de la oposición; no hay peor enemigo que el de tu propia familia; qué pena! Preferible que sigan los contrarios pero no los cercanos ; quizás están mejor con los llamados enemigos; que acuerdos oscuros pululan sus almas!

  3. Sebastian says:

    Sr. Palacio
    Y bajo que argumento tenemos que apoyar a Lasso, solo porque es el único que está en campaña desde la elección anterior? Por supuesto que en este momento iría a una segunda vuelta, pero no será porque al momento no hay más candidatos?
    Yo soy de oposición pero no por eso apoyaré la ambición de este señor por ser presidente.
    Si tanto le interesa a Lasso derrotar al correismo porque no ir a primarias y que el pueblo elija al candidato de oposición. Lasso se autoproclamo el candidato de oposición y si bien ha sacado a su gente, jamás llegó a la décima parte de lo que Nebot lo hizo en Guayaquil, así que Sr. Palacio déjemos de anteponer los beneficios personales del Sr. Lasso, usted desde su espacio abogue por elegir al candidato de oposición en primarias, le aseguro que Lasso no gana.
    Saludos

  4. Laura Robayo Ayora says:

    Don Emilio: Realmente se pintaba Lasso como el más opcionado pero, a muchos que no tenemos un pensamiento de derecha, no convencía. Yo mismo muchas veces sugería que cada candidato mida sus reales posibilidades y todos hagan causa común por lograr un único objetivo; terminar con la pesadilla. Pero, van surgiendo nuevos candidatos, esa es la democracia y, ventajosamente, no estamos obnubilados con un caudillo.
    Pensemos bien, analicemos cada uno, cuál de los candidatos nos parece más honesto. (aunque aquí es donde fracasamos). Regresemos nuestra mirada al pasado y sopesemos nuestras anteriores decisiones. Nuestra Patria merece mejores líderes que no se aprovechen de nuestra confianza la cual la utilizan como “patente de corso” para gobernar a su antojo y conveniencia, dando migajas al pueblo, para mantenerlo entretenido mientras ellos se alzan con el santo y la limosna.

  5. pepe says:

    Una oposición política no contaminada con aquellos que llevaron al poder a Rafael Correa y que cogobernaron en la mal llamada revolución ciudadana, es lo que se ve en la ´propuesta de Guillermo Lasso, la mejor opción al momento.

  6. Estuardo Melo says:

    No se conoce la propuesta de Guillermo Lasso, no ha sido bien difundida. Un plan de Concertación Nacional, habría capturado al electorado opositor, pero no existe. La situación creada por el correísmo es suficiente herramienta para combatirlo, porque hoy más que nunca se espera una reacción ante el riesgo que afrontamos, pero el señor Lasso ni quiso ni desea construir la posibilidad de una unidad real, no solamente anticorreísta, sino para Concertar y Consensuar sobre el país del futuro, evaluando la real situación de crisis, porque se lanzó solo, se puso a discutir con Nebot y no se abrió ante la posibilidad que los demás opositores le ofrecen. No Nebot, pero si Cynthia Viteri. En este momento, todos ven la posición de Gullermo Lasso, como la de un necio y si las encuestas no mienten, solo no va a llegar. El o cualquier opositor podrá llegar, en unidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>