MENU
Comaco antiguo

by • February 10, 2016 • ArtículosComments (0)1197

La ruptura definitiva de los militares con su “comandante en jefe” Por Emilio Palacio

Es muy posible que la inmensa mayoría de los ecuatorianos no comprenda aún del todo la gravedad de lo que ocurrió el viernes anterior: Por segunda ocasión, en menos de un año, el alto mando de las Fuerzas Armadas, con el apoyo expreso de todos los generales y comandantes de Brigada, desobedeció una orden directa de su “comandante en jefe” (un cargo que en realidad no existe en la constitución). La ruptura de la institución militar con la dictadura, por lo visto, ha llegado a un punto definitivo, sin retorno.

Rafael Correa quiso aparentar que recobraba el control, destituyendo al alto mando, pero eso no cambió la esencia del asunto: La dictadura ha perdido el control de las Fuerzas Armadas y ahora su suerte pende de un hilo, que se romperá cuando los ecuatorianos descubran que el rey está desnudo y se ha quedado sin fusiles para defenderse.

Es necesario destacar que la decisión de convocar a una rueda de prensa, el viernes, fue adoptada de modo unánime por el Consejo de Generales, al igual que la resolución de noviembre, cuando todos los oficiales y comandantes de Brigada se presentaron en la Corte Nacional de Justicia para respaldar a sus ex compañeros de armas. En ambas ocasiones, Correa les ordenó a los uniformados que desistan de su postura; y en ambas ocasiones, le contestaron que no.  

A los jefes militares les costó convencer a los comandantes de los cuarteles de que acepten la designación de un nuevo Comando Conjunto. Los ánimos estaban muy caldeados, no sólo por los $ 41 m expropiados al ISSFA sino por los insultos del ministro de Defensa contra tres antiguos jefes del Comando Conjunto y varios militares retirados (“chiflados”, “gritones” y “sabelotodos”, les dijo). El argumento que inclinó la balanza fue que si no se reconocía al nuevo Comando, las Fuerzas Armadas estarían obligados a destituir al presidente, una opción descartada por los uniformados por el contexto (nacional e internacional) de rechazo a cualquier dictadura militar y por el desprestigio que le acarrearía a la institución armada el mando de un país en bancarrota económica. 

Pero como advirtió Paco Moncayo este lunes, Correa no comprende que “puede cambiar todos los días de mando” pero que “los mismos valores y principios existirán, porque los militares que se sienten ahí serán leales a la institución y a la patria, no al correísmo”.

El sábado, Correa envió una carta a los soldados donde los llamó a rebelarse contra cualquier postura equivocada de sus oficiales. Seguramente no se percató de que así legitimó también la desobediencia de sus subordinados ante sus actos ilegales.

Correa, además, amenazó con rebajar las pensiones de retiro, echando así más leña al fuego.

Todas las asociaciones de militares en retiro han convocado para mañana jueves 11 de febrero, a una asamblea nacional de uniformados retirados y activos en el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas. En esa reunión intentarán “consolidar el apoyo y delinear las futuras acciones legales, ante los organismos nacionales e internacionales, que se deban adoptar”.

Falta todavía que la sociedad civil le demuestre su respaldo a los militares. El único dirigente político que lo hizo hasta ahora fue Guillermo Lasso, cuando el sábado declaró: “La necedad del presidente está creando una innecesaria crisis institucional con las Fuerzas Armadas, de impredecibles consecuencias”.

Comaco antiguo

https://www.emiliopalacio.com/las-cinco-de-la-semana.html

 

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>