MENU
Fut marcha

by • September 8, 2014 • ArtículosComments (0)2995

Los sindicatos avanzan contra el gobierno Por Emilio Palacio

Palacio copiaMAESTROS, BANQUEROS, EMPLEADOS DE LAS TELEFÓNICAS, PERIODISTAS, ESTUDIANTES, INDÍGENAS: ¿Qué sector no se queja de las políticas oficiales? Es como si el 23 de febrero, con la derrota electoral del gobierno, se hubiese abierto una nueva situación social. El teflón de la dictadura se hizo humo. Su sorprendente habilidad para que las críticas le resbalen, desapareció. Ninguna de sus propuestas es bien recibida. Rafael Correa ya no representa para muchos a la juventud, sino que encarna el pasado, ese mismo viejo pasado al que nadie quiere regresar. 

Por ahora, lo que importa es convertir la marcha del 17-S en un primer ensayo de lo que en el futuro será el gran Paro Cívico Nacional, por la democracia y la libertad.

Los sindicatos parecen haberlo entendido así, y luego de la derrota electoral del régimen intentan ganarle la calle.

 

Su convocatoria no es tan amplia como nosotros hubiésemos querido: “No vamos a hacerle el juego a la derecha”, repitió Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, cuando le preguntamos al respecto (ver entrevista más abajo), como si la exigencia de la democracia fuese patrimonio de un grupo o una ideología.

 

Pero lo que importa ahora es que el llamado de los sindicatos está abriendo una puerta para que el pueblo -independientemente de sus creencias políticas- exprese su descontento. De seguir así, avanzaremos a una situación aun superior, donde estará planteada ya no sólo la protesta contra ciertas políticas erradas sino incluso el fin de la tiranía.

 

Ya habrá tiempo para seguir debatiendo con los dirigentes de los movimientos sociales y recordarles que contra una dictadura se impone la unidad de acción.

 

Por ahora, lo que importa es convertir la marcha del 17-S en un primer ensayo de lo que en el futuro será el gran Paro Cívico Nacional por la democracia y la libertad. 

No esperes que te pase a ti. Instrucciones para participar el 17-S.

Viernes, 5 de septiembre: trabajadores de las empresas de telefonía celular realizaron protestas en Guayaquil y otras ciudades de Ecuador. Hay que replicar ese ejemplo. Foto: El Comercio. 

1. Recuerda que  esta será una protesta pacífica y respetando las leyes. Nada de actos violentos. Nada de caer en provocaciones.

 

2. Invita a tus amigos, parientes y conocidos, unos días antes, para conversar sobre la marcha. Infórmales de los objetivos de la protesta. Pónganse de acuerdo dónde se reunirán previamente ese día para participar juntos.

 

3. Si eres empresario, suspende la jornada de trabajo a una hora temprana o reduce la actividad al mínimo. Infórmales con tiempo a tus empleados y clientes.

 

4. Sitios de concentración:

Quito, 4 pm, al pie del IESS, frente a El Ejido.

Guayaquil, 5 pm, Parque del Centenario, Av. 9 de Octubre y Lorenzo de Garaicoa.

Cuenca, 4 pm, Parque San Blas.

 

5. Si vives en el extranjero, reúnete con los ecuatorianos que creen en la democracia y difunde por Internet una declaración de apoyo a la marcha. 
 

“Todas nuestras acciones son pacíficas. La violencia la genera el gobierno”

Nelson Erazo, presidente del Frente Popular. Foto: Frente Popular.

¿Cuál es el propósito de la marcha del 17 de septiembre?

 

Nuestro objetivo es confrontar las políticas de afectación de los derechos sociales del gobierno, su política laboral, el Código Orgánico del Trabajo, las leyes y decretos que pretenden limitar el funcionamiento de las organizaciones sociales, la defensa de los fondos de cesantía de todos los trabajadores. 

 

También exigimos la derogatoria de los artículos en el Código Penal que afectan el derecho a la movilización. Pedimos la derogatoria de los artículos que afectan al pueblo en la Ley de Aguas, y levantamos la exigencia de la Conaie para que se dé una Ley Agraria en beneficio del campesinado. Defendemos el Seguro Social campesino y nos pronunciamos en contra de la anunciada elevación del gas, que se ha dicho que sería desde el 2017, así como la pretensión del incremento de pasajes. 

 

Exigimos que se respeten el derecho a las utilidades de los trabajadores del sector privado, en vista de que se pretende afectar los recursos de los trabajadores, y en cambio no se ha dicho nada de las utilidades de las grandes empresas. 

 

Un tema central es la exigencia de la consulta popular en relación a las enmiendas que pretende el gobierno; todas las enmiendas, no sólo las que afectan a los trabajadores públicos, también la reelección indefinida. 

 

¿Qué tienen más peso, los reclamos sociales o los reclamos políticos? 

 

En un inicio, la lucha social tiene que ver con las reivindicaciones, con defender los derechos sociales y colectivos, pero a la par se ha ido gestando un gran movimiento en defensa de los derechos constitucionales, en contra de las reformas constitucionales para favorecer la mal llamada revolución ciudadana, lo que ellos llaman el socialismo del siglo XXI, que no es sino el afianzamiento del neoliberalismo. Por eso la oposición a las enmiendas constitucionales y la exigencia a la consulta, que se debe establecer desde la Corte Constitucional o desde la presidencia.

 

¿No es algo ingenuo esperar que el presidente convoque una consulta que no quiere y que podría perder? 

 

Nosotros creemos que se debe respetar lo que establece la Constitución en el sentido de que son el estado y la Corte Constitucional quienes deben convocar a la consulta popular cuando se pretende cambiar la superestructura del estado o afectar los derechos sociales. Se debe respetar la decisión soberana que se manifestó en la aprobación de la Constitución y en la ultima consulta popular, cuando se estableció que sólo puede haber una sola reelección. 

 

El gobierno ha dicho siempre que estas marchas son para desestabilizar al régimen y apoyar a sectores golpistas. 

 

La marcha del 17, igual que la marcha del 16 de julio, será una movilización en contra de la política de reducción de los derechos, vamos a levantar las banderas políticas de los derechos sociales. No se trata de desestabilizar un gobierno que va perdiendo su capacidad de maniobra. No se trata de crear, como el presidente ha señalado, otro 30-S, sino de hacer uso de un derecho constitucional. 

 

Quisiera añadir que también exigimos el libre ingreso a las universidades, ya que desde el 2011 han sido impedidos de ese derecho mas de 500 mil estudiantes, y que rechazamos la Ley de Comunicación en los aspectos que atentan contra la libertad de expresión, así como la política de persecución a los luchadores sociales, en solidaridad con los presos y perseguidos políticos.

 

¿La marcha va a ser pacífica? 

 

Los actos de violencia siempre han sido generados desde el gobierno. La peor violencia es haber sumido en el hambre al pueblo, que no alcanzan a cubrir con su salario la canasta familiar. Todas nuestras acciones han sido de manera pacífica. Ha sido el gobierno quien ha utilizado la represión con la policía. Hoy tenemos a tres compañeros dirigentes estudiantiles con un juicio de rebelión por la movilización del 17 de julio, Paul Velasquez, presidente del Frente Popular de Pichincha, Enver Orna, presidente de la Juventud Revolucionaria del Ecuador, y Edwin Sánchez, dirigente estudiantil de la Universidad Central. 

 

¿La convocatoria es amplia, para todos los sectores que deseen participar, o está restringida sólo a los miembros de las organizaciones que convocan?

 

La movilización nació como parte de un debate del Frente Popular, el Frente Unitario de Trabajadores, la Conaie [menciona varias otras organizaciones sociales] pero hemos hecho un llamado a otros sectores que no estén agrupados en estas organizaciones para que puedan sumarse. Todos los sectores que estén siendo afectados por la política del gobierno nacional son acogidos. Lo que sí hemos establecido es que en esta acción no va a tener cabida ni la derecha de adentro del gobierno ni la derecha de afuera.

 

Varios sectores hemos propuesto la unidad de acción contra la dictadura, sin que nadie renuncie a su ideología o sus posturas políticas, tal como ocurrió en los años sesenta, cuando los sindicatos y los empresarios, la izquierda y la derecha, se unieron en las calles contra la dictadura militar de entonces.

 

Este escenario lo hemos venido discutiendo. Sin embargo, los sectores de la derecha han planteado una posición en contra principalmente de la reelección indefinida, pero las grandes oligarquías y las transnacionales, al igual que los banqueros, han señalado que están de acuerdo con las políticas económicas del gobierno…

 

Eso no es completamente cierto. Los banqueros han expresado claramente su rechazo al Código Financiero…

 

Los banqueros acaban de llegar a un acuerdo con el gobierno…

 

Pero un acuerdo impuesto a la fuerza…

 

En el Código del trabajo como el Código Monetario, el gobierno tiene acuerdos con los empresarios y los mismos banqueros, en cambio que con los trabajadores no se evidencia ningún acercamiento. Es cierto que pueden tener una que otra dificultad, pero en lo fundamental están de acuerdo.  No podemos caer en el juego del presidente, que dice que le estamos haciendo el juego a la derecha, no daremos cabida a ninguno de los sectores de la derecha que pretenden recuperarse.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>