MENU
Emilio Cinturon  HP

by • August 25, 2014 • ArtículosComments (7)7913

¿Cuál es el verdadero motivo por el cual la dictadura quisiera patearme? Por Emilio Palacio

Palacio copiaSábado 23 de agosto, desde Llano Grande, Pichincha, Rafael Correa: “Este sicópata [Emilio Palacio], cómo no va a indignar, compañeros. Por demócrata, tolerante que uno sea, ¿qué harían ustedes en mi caso, si vieran a un tipo con tanta miseria humana como este?, ¿no lo patearían?”
Emilio Palacio

COMO PERIODISTA, UNO DEBE ESTAR DISPUESTO A QUE LO PERSIGAN Y AMENACEN. Me ha ocurrido varias veces. Pero la semana que pasó fue excepcional para mí: en menos de siete días, un fiscal ecuatoriano comenzó a investigarme, el presidente de la república confesó en público sus deseos de patearme, y en Twitter le pusieron precio a mi cabeza.

 

En buena medida, estos ataques -pude darme cuenta enseguida-, fueron una estratagema, una maniobra diversionista para distraer la atención de los ecuatorianos de otros problemas. 
 
Pero vamos por partes, que el asunto es extenso.

Correa necesita dólares porque el crecimiento del gasto público se le fue de las manos. Está intentando llenar ese vacío metiéndole la mano al fondo de jubilación de los maestros y a las utilidades de los trabajadores de las telefónicas, o creando nuevos impuestos a la plusvalía inmobiliaria y a las compras por Internet. Pero incluso eso podría ser insuficiente. Así que ya han preparado el terreno para la emisión inorgánica de dinero, primer paso para las devaluaciones y la inflación. Lo he dicho y repetido. 

Por eso se enoja conmigo. Por eso quisiera patearme.

El avión que capturó la DEA

 

El terremoto comenzó el lunes, 18 de agosto. Ese día el abogado Fernando Larrea Martínez (ex dirigente de la Izquierda Democrática, ex dirigente del PRE, ex dirigente de Sociedad Patriótica y ahora asesor del PRIAN) acudió a la Fiscalía de Pichincha para pedir que se inicie una investigación en mi contra por “asociación ilícita”.

 

Hasta donde he podido saber, el delito del que me acusa Larrea sería haberle entregado “información falsa” a la DEA y al canal de televisión norteamericano Univisión, para “desacreditar” a Sky Jet Elite, una compañía de aviación radicada en Estados Unidos (aunque de propiedad de ecuatorianos) y al gobierno del Ecuador.

 

Para eso yo me habría “asociado” con el asambleísta Cléver Jiménez, hoy perseguido por el gobierno.

 

Mi primera reacción fue escribirle al Fiscal General del estado, Galo Chiriboga, expresándole mi opinión de que la Fiscalía EN REALIDAD DEBIÓ INICIAR UNA INVESTIGACIÓN APENAS YO DIFUNDÍ LA FOTO DEL AVIÓN CAPTURADO, porque hay muchos indicios de irregularidades que involucran a influyentes ciudadanos y autoridades ecuatorianas.

 

En concreto, pensé sugerirle lo siguiente:

 

1. Que le pregunte a la DEA si es veraz o no la información que yo difundí el 4 de agosto de este año en el sentido de que sus agentes capturaron un avión de la compañía Sky Jet Elite.

 

2. Que le pregunte a la DEA si alguna vez me reuní con sus agentes para entregarles información de cualquier naturaleza.

 

3. Que le pregunte a Univisión si yo le proporcione a sus periodistas información que ellos hayan difundido sobre la empresa Sky Jet Elite, o sobre alguna operación de la DEA.

 

4. Que le pida al abogado Fernando Larrea que indique dónde y cuándo me reuní con el asambleísta Jiménez, o en su defecto le entregue pruebas de las cartas e emails que intercambiamos con el asambleísta, o de las llamadas telefónicas que sirvieron para orquestar nuestra supuesta “asociación ilícita”.

 

5. Que le solicite a Sky Jet Elite una lista de sus pasajeros durante los últimos tres años, con las fechas y destinos de sus vuelos. De ese modo se podrá descartar o corroborar los indicios que llevaron al asambleísta Jiménez a iniciar una investigación sobre posibles vuelos secretos de funcionarios del gobierno y del propio presidente.

 

6. Que le solicite al presidente de la República el informe escrito sobre el operativo Huracán Verde, que preparó en su momento la Dirección de Aviación Civil (DAC), y que hasta ahora, por algún motivo, no ha sido entregado a la opinión pública.

 

Si Chiriboga tomase estas iniciativas (mucho me temo que no lo hará), podría corroborar plenamente: a. Que yo jamás le entregué información a la DEA o Univisión. b. Que hasta el 18 de agosto yo no había tomado contacto con el valiente asambleísta Cléver Jiménez. c. Que toda la información que yo difundí sobre el avión capturado por la DEA es veraz.

 

En cambio, estoy seguro de que encontraría indicios de otros delitos muy graves, cometidos por algunos ciudadanos y ciertas autoridades.

Fort Lauderdale, 30 de julio del 2014: El avión N378MB, de la compañía Sky Jet Elite, capturado por la DEA. Foto: Emilio Palacio.

El viaje secreto de Correa

 

Me encontraba pues preparando mi carta a Chiriboga cuando, el sábado 23 al mediodía, recibí la llamada telefónica de una buena amiga: “¿Lo está oyendo? Está desatado, le está diciendo a usted de todo”. Me hizo escuchar entonces al presidente del Ecuador, que en ese momento recordaba -entre insultos y amenazas- cómo el 27 de abril (cuatro meses atrás) yo lo acusé de haber realizado un vuelo secreto a New York.

 

Enseguida, Correa intentó demostrar que eso era mentira. 

 

La información de que Rafael Correa voló a Estados Unidos entre el 16 y el 17 de abril en un avión Gulf Stream II me llegó de dos fuentes distintas: un funcionario del gobierno y un dirigente político de la oposición. No es la primera vez que ocurre. El mismo Correa recordó el sábado que, en una ocasión anterior, uno de sus funcionarios (todavía no descubre quién) me reveló la fecha y la hora en que su esposa realizaría un viaje a Miami, DEL CUAL NO SE INFORMÓ A LA PRENSA. Del mismo modo me enteré CON MUCHA ANTELACIÓN de que Correa visitaría tres universidades de Estados Unidos, Y SE LO COMUNIQUÉ AL PAÍS ANTES QUE LA PROPIA PRESIDENCIA. Así que tengo motivos para creerle a mis fuentes, aunque pertenezcan al régimen.

 

Otros periodistas mencionaron esos mismos días, por Twitter, que nadie sabía en Ecuador dónde se encontraba el primer mandatario. Algunos preguntaron y no obtuvieron respuesta. Ninguno de los reporteros que cubren el Palacio de Gobierno, la Asamblea Nacional, la Vicepresidencia, los ministerios, y demás dependencias públicas, lo pudo ver.

 

Unos días después, el presidente dio un informe de actividades de esa semana, sin refutar ni mencionar mi acusación. De manera vaga mencionó tres o cuatro actividades que supuestamente realizó esos días, pero evitando un cronograma preciso y, algo muy significativo, sin que la prensa privada o pública pudiese servir de testigo. Este sábado volvió a hacer lo mismo.

 

La dificultad con Correa es que miente con una facilidad increíble. Inventó la farsa aquella de que el 30 de septiembre del 2010 lo secuestraron, lo quisieron matar y lo intentaron destituir. Hizo que su abogado redacte la sentencia contra El Universo y contra mí, para luego hacérsela firmar al juez Juan Paredes. Su gente le pagó meses atrás a unas personas en Estados Unidos para que acudan a una protesta falsa contra la Chevron. (Pueden leer mi reportaje aquí). Dijo que su padre se convirtió en narcotraficante cuando él tenía apenas 4 años, y no era cierto, ya era un hombre adulto.

 

Un hombre así es capaz de cualquier cosa, incluso de fabricar indicios para ocultar un viaje secreto.

 

Pero hay algo que me hace sospechar sobre todo: Viajar a New York no es un delito. En realidad, no tiene nada de malo. Resulta incomprensible el estallido de cólera del presidente… a menos que tenga algo que ocultar.

 

Los vínculos con el narcotráfico

 

Correa justifica su enojo con el argumento de que yo intenté vincular ese viaje con el narcotráfico. En realidad, cuando yo mencioné por primera vez el vuelo del presidente a New York, no podía saber que cuatro meses más tarde la DEA capturaría un avión Gulf Stream II de una compañía vinculada a un ex funcionario de su gobierno, así que por supuesto no lo mencioné. Sólo cuando la DEA intervino, recordé que ese ex funcionario abandonó el equipo de Correa en medio de un escándalo de drogas, sobre el cual existe un informe que el presidente NUNCA QUISO ENTREGAR A LA OPINIÓN PÚBLICA.

 

Por lo demás, las evidencias de que existen vínculos entre este gobierno y el narcotráfico son abrumadoras:

 

- Está comprobado que las FARC donaron 400.000 dólares para la primera campaña electoral de Rafael Correa.

 

- Está comprobado que el subsecretario de Gobierno José Ignacio Chauvín mantuvo vínculos con el cartel de los hermanos Ostaiza.

 

- Está comprobado que la Dirección de Aviación Civil autorizó operaciones ilegales de una avioneta vinculada al escándalo de Huracán Verde, que el presidente hasta este momento mantiene oculto el informe de esas actividades, y que el director de la DAC en ese entonces ahora es propietario de la compañía de aviación que la DEA investiga.

 

- Está comprobado que la hermana del presidente se reunió en la Penitenciaría del Litoral con uno de los jefes del cartel de los Ostaiza.  

 

- Está comprobado que desde la Cancillería del Ecuador enviaron 40 kilos de cocaína líquida a Italia dentro de una valija oficial sellada, sin que exista un solo funcionario detenido.

 

Correa no puede tapar el sol con un dedo enojándose. Por mucho que grite y amenace, no tiene cómo negar que EL TRÁFICO DE DROGAS HA CONTAMINADO SU GOBIERNO. Discutamos hasta qué punto y en qué medida es así, PERO NO NOS PIDA QUE MIREMOS HACIA OTRO LADO, O QUE METAMOS LA CABEZA EN UN HUECO, COMO EL AVESTRUZ.

 

Las ganas de patearme y el precio a mi cabeza

 

El presidente no se quedó allí, supuestamente desmintiendo mi versión de su viaje. En medio de su cólera, casi a los gritos, me calificó de psicópata y le anunció a todos que tenía ganas de patearme. 

 

Estas fueron sus palabras exactas: 
 
Este sicópata [Emilio Palacio], cómo no va a indignar, compañeros. Por demócrata, tolerante que uno sea, ¿qué harían ustedes en mi caso, si vieran a un tipo con tanta miseria humana como este?, ¿no lo patearían?  […] Cómo creen ustedes que si uno ve a un payaso psicópata como Emilio Palacio, que además me da por el ombligo, sería un microbicidio… ¿Ustedes no tienen ganas de caerle patadas a un tipo así? No tiene ya dignidad, no tiene nada. Estos son los sicópatas que uno tiene que enfrentar día a día. […] Una recomendación a sus abogados defensores, argumenten locura, porque ahí no son responsables penalmente; manden a un siquiatra a esta pobre gente, que están enfermos por su odio. Son verdaderos sicópatas los que uno tiene que enfrentar en este puesto, compañeros.

(El enlace completo del presidente lo pueden ver en Youtube aquí. El fragmento de los insultos y amenazas comienza en 3:24:40).

 

La historia no concluyó allí. Al día siguiente, en la mañana, una persona que se presentó como Fausto Zapata, ofreció 100.000 dólares por mi cabeza en Twitter.


 
Luego lo secundó un supuesto Bruno Díaz, que subió la oferta a 200.000. El escándalo y las muestras de solidaridad en las redes alcanzaron tales proporciones ese domingo, que el ministro José Serrano ofreció que investigaría. 

 


 
Un viejo anhelo del presidente 

 

No es la primera vez que Correa revela su intención de recurrir a los puños para acallarme.

 

- El 19 de mayo del 2007, después de mandarme “a la casa de la v…” y hacerme expulsar del Palacio de Gobierno, en el transcurso de un debate sobre libertad de expresión en el Salón Amarillo, delante de las cámaras de televisión, dijo que debía agradecerle por no caerme a puñetazos. “Si no fuera presidente, le hubiera respondido hace rato de otra forma, agradezca que soy presidente”, fueron sus palabras textuales.

 

- El 29 de agosto del 2009, cuando le ordenó que me demande a Camilo Samán, entonces jefe de la Corporación Financiera Nacional, repitió la amenaza: “Este señor se mete otra vez con mi familia, me tendrá que responder algún día. Está jugando con fuego. Que venga a decírmelo hombre a hombre, a ver si se atreve”.

 

- El 29 de junio del 2013, su cónsul general en Miami Eduardo Ribadeneira me atacó por la espalda en el Aeropuerto Internacional de Miami, golpeándome y arrojándome al piso. 

 

(Correa afirmó el sábado que yo acudí ese día al aeropuerto para fotografiar a su esposa y acusarla de que venía a Miami de compras. Eso no es cierto. Nunca escribí nada parecido. Lo que ocurrió fue que por esos días yo mantuve en varios foros la tesis de que el gobierno ecuatoriano no le daría asilo a Edward Snowden porque Correa -debido a las dificultades económicas del país- había iniciado un acercamiento hacia Wall Street. Si su esposa venía a Estados Unidos, significaba que mi hipótesis era cierta, puesto que nadie envía a su familia a un país con el que pretende enfrentarse. Fui al aeropuerto con la intención, desde una prudente distancia, de constatar que la información del viaje era cierta).

 

Pero Correa es así. Está convencido de que las discrepancias entre los ciudadanos y el gobierno se deben resolver a patadas. Esta es, si se quiere, nuestra principal discrepancia. Yo no creo en las patadas sino en el debate, en la confrontación de ideas, sin tapujos ni censuras.

 

El verdadero motivo

 

Correa ha tenido varios motivos para perseguirme. Primero fue porque descubrió, con sorpresa, que yo no dejaba de criticarlo, a pesar de que el 80% del país confiaba en él. Comencé apenas se convirtió en ministro de Finanzas de Alfredo Palacio González, mi medio hermano. Dije y repetí que su intención era implantar un régimen totalitario.

 

Luego continuó porque denuncié el fraude del 30 de septiembre. Demostré, con documentos (los informes oficiales del ejército y la policía), que nunca estuvo secuestrado ni en peligro.

 

Ahora existe un tercer motivo: El Ecuador avanza hacia la catástrofe. Todo el mundo lo dice, todo el mundo lo repite. La dolarización está a punto de esfumarse, una vez que comiencen a emitir el nuevo “dinero electrónico” que ya ordenaron. Lean este artículo de Mary Anastasia O’Grady al respecto. Sin embargo, en Ecuador nadie puede decirlo abiertamente, porque una loza de silencio ha caído sobre la prensa nacional. El nuevo Código Penal castiga con cárcel el delito de provocar “pánico financiero”, así que nadie puede ir más allá de cierta advertencia tímida y puntual.

 

Nosotros, desde el extranjero, no estamos sometidos a esa censura, así que le venimos advirtiendo a nuestros conciudadanos del peligro, y los llamamos a que reaccionen. Correa necesita dólares porque el crecimiento del gasto público se le fue de las manos. Está intentando llenar ese vacío metiéndole la mano al fondo de jubilación de los maestros y a las utilidades de los trabajadores de las telefónicas, o creando nuevos impuestos a la plusvalía inmobiliaria y a las compras por Internet. Pero incluso eso podría ser insuficiente. Así que ya han preparado el terreno para la emisión inorgánica de dinero, primer paso para las devaluaciones y la inflación.

 

Lo he dicho y repetido. Por eso se enoja conmigo. Por eso quisiera patearme.

Fuimos uno de los primeros medios en advertir el peligro que se cierne sobre la dolarización. Puedes leer nuestro informe del 27 de abril aquí.
happy wheels

Related Posts

7 Responses to ¿Cuál es el verdadero motivo por el cual la dictadura quisiera patearme? Por Emilio Palacio

  1. Carlos Arguello says:

    Estimado Sr. Palacio Reciba mi saludo y solidaridad. Usted es un hombre integro y un periodista con etica professional. Desde cuando se empezo a fraguar esta conspiracion de la mafia Castro-Chavista Usted nos advirtio de lo que se venia. Muchos creimos exageradas sus premoniciones. Ahora, con inmenso dolor vemos que nos roban la patria libre y necesitamos a la prensa libre que la dictadura tiene miedo y que en su plan de accion tiene como actividad estrategica la desaparicion de periodistas como Usted. No lo tome personal, el dictador odia a quienes lo contradicen porque su narcisismo lo hace creerse perfecto. la patria lo necesita Sr. Palacio. Un abrazo.

  2. Raúl says:

    Estimado colega, no tengo la más mínima duda de todo lo que usted ha manifestado durante todo este tiempo. Correa siempre ha sido un aliado incondicional de los Castro y junto a Chávez y ahora Maduro, continúan apoyando el narcotráfico y el terrorismo con ayuda de las FARC y los Cárteles en Colombia. En el año 1983 el gobierno de los Estados Unidos acusó al gobierno de Cuba de este flagelo. En mi libro: En la Sombra del Poder, expongo con detalles las falacias de los Castro sobre su participación en dicho negocio. En el transcurso de mi investigación durante años pude descubrir que los Castro si estaban involucrados a través del Departamento MC dirigido por el coronel Tony de la Guardia, al que fusiló junto al general Ochoa y dos oficiales más, para acallar a quienes cumplían al pie de la letra las órdenes de Fidel y Raúl. Las Causas 1 y 2 son el ejemplo más vivo de su participación. Hoy desde los Estados Unidos he podido exponer la verdad porque en regímenes totalitarios es imposible exponer la verdad.

  3. JOSESALAO says:

    Estimado mi nombre es jOSE SALAO DE RIOBAMBA ECUADOR Y TIENE TODO MI APOYO Y DE UCHOS ECUATORIANOS SIGA ASI Y NO SE CALLE. EL PAIS VA A DESPERTAR Y TENDRAN QUE RENDIR CUENTAS

  4. Emilio Palacio responde a las declaraciones de Rafael Correa quien querría "caerle a patadas" | Video Ubicatv says:

    […] ¿Cuál es el verdadero motivo por el cual la dictadura quisiera patearme? Por Emilio Palacio […]

  5. MF says:

    Sr. Palacios es preocupante que Ud. reciba amenazas como las que se dieron por Twitter. Yo creo que Ud. debe tomar medidas al respecto. Correa es un enfermo y su mano negra se extiende dentro y fuera del país. Hay ambien muchos sicarios desparramados por el mundo no?
    No sé si lo que pienso es correcto, Ud. lo sabrá mejor que nosotros, pero…, no debería Ud. abrir un expediente en EEUU ante autoridades exponiendo su caso para tomar medidas de precaución y quede constancia sobre esto. No se pero cuando vi los mensajes no me parecieron un chiste de humor negro sino una amenaza a su vida, lisa y llanamente. Cuidese!

  6. xoxe says:

    ESPERO DE TODO CORAZÓN QUE NO LO HAGAN CALLAR A PUNTE DE SICARIATO, MANDATO ESTABLECIDO

  7. […] ¿Cuál es el verdadero motivo por el cual la dictadura quisiera patearme? Por Emilio Palacio […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>