MENU
Vicky semana

by • July 14, 2016 • ArtículosComments (0)1608

¿Por qué oficiales y soldados se burlan de Patiño a sus espaldas? Emilio Palacio

El lunes de esta semana, el ministro de Defensa convocó al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas para informarles que las reformas a la seguridad social que promovió en su visita a los cuarteles -donde fue recibido con muestras de rechazo- quedaba suspendida por disposición de Rafael Correa.

Ese día, el titular del Comando Conjunto, vicealmirante Oswaldo Zambrano, se hallaba fuera del país. Su reemplazo temporal era el teniente general César Merizalde, comandante de la Fuerza Aérea, que transmitió el anuncio, mediante teleconferencia, a varios repartos del país.

El martes, publicamos en Twitter un fragmento de la intervención de Merizalde. (En ese momento dijimos que se trataba del comandante de la Marina, Fernando Noboa, pero luego corregimos el error).
Patiño convocó a rueda de prensa el miércoles. Los miembros del Comando Conjunto exigieron estar presentes, para asegurarse de que no se informe algo distinto de lo que a ellos les habían ofrecido. Patiño aceptó, con la condición de que sólo él hablaría.

En esencia lo que dijo el ministro fue que cualquier cambio en la cesantía será revisado primero con la cúpula militar y el Issfa; que las pensiones de retiro se reducirán pero luego se compensarán con alzas paulatinas; que la “socialización” con la tropa se reiniciará, sin decir cuándo; y que enviará el proyecto final a la Asamblea Nacional, sin fijar tampoco una fecha.

Anunció asimismo que cualquier reforma a la seguridad militar abarcará también a la Policía. Hasta ahora, el gobierno se había resistido a esa posibilidad por temor a que el malestar se contagie.

Diario Expreso interpretó así los acontecimientos: “Los militares frenan la reforma de Patiño al Issfa… Un documento interno asegura que el plan de cesantía ‘no va’. Las pensiones también se revisarán”.

Patiño “dulcificó” ante los periodistas el golpe. Por ejemplo, no dijo que el plan de cesantías “no va” sino que “será revisado con el Issa”, y presentó los cambios en las pensiones de retiro como algo ya acordado. Aun así, la evaluación de Expreso es correcta: La tropa y los oficiales frenaron por ahora la reforma.

Patiño inició la rueda de prensa diciendo que su recorrido por los repartos militares fue algo “inédito”. Nadie lo corrigió para decirle que lo que en realidad nunca se había visto en Ecuador es que en todo su periplo por los cuarteles, oficiales, mandos medios y soldados no sólo lo recibieron con visibles muestras de enojo sino que además lo llamaban “Vicky” a sus espaldas, riéndose y burlándose del ministro.

“Vicky” es un apodo homofóbico, de ningún modo aplaudimos que se llame así al ministro, pero lo mencionamos porque además de su contenido machista encierra un fuerte significado político. Nos está diciendo que el ministro de Defensa (y por extensión el gobierno) no tienen ya el más mínimo respeto o liderazgo entre los uniformados que supuestamente están a sus órdenes.

Quizás Patiño quiera consolarse con el hecho de que sólo le dicen “Vicky” a sus espaldas, pero debería entender que los militares no lo hacen por miedo, sino porque de otro modo se verían arrastrados irremediablemente a tumbar al gobierno, y eso es algo que, por consideraciones políticas, no quieren hacer. 

Su decisión es otra. Simplemente ya no apoyarán más al régimen en su proyecto totalitario, ni con Correa, ni con Moreno, ni con Glas, ni desde la oposición de Alianza País contra un nuevo gobierno de otro signo. 

2.Correa le pone dinamita al acuerdo con la Unión Europea

El sábado, Correa anunció que evalúa la posibilidad de abandonar la Comunidad Andina (CAN) debido al desbalance comercial con sus estados miembros, y porque Colombia y Perú firmaron un tratado con Estados Unidos que “destroza la Comunidad Andina”.
 
Correa ignora, por lo visto, que si Ecuador se separa de la CAN, deberá esperar todavía cinco años más para que se suspendan los compromisos comerciales con el convenio, de tal modo que abandonar el grupo andino no ayudará a corregir el déficit actual de la balanza de pagos. 
 
La amenaza de Correa debe ser tomada en serio. Venezuela se retiró de la CAN el 2006, precisamente, por su rechazo al Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos con Colombia y Perú. Pero podría ser que la advertencia del primer mandatario no sea real sino que encubra una maniobra negociadora. En febrero de 2015, cuando la CAN le exigió al Ecuador que elimine las salvaguardias que encarecieron las importaciones de Colombia y Perú, Correa también dijo que abandonaría el acuerdo andino. Dejó de lado su amenaza tan pronto como ambas naciones aceptaron las salvaguardias. En esta ocasión, volvió a ofrecer que permanecerá en la CAN si le permiten adoptar nuevas salvaguardias. 
 
Pero aun si esta fuese la verdadera intención, el anuncio podría hacer mucho daño, sobre todo si empuja a Colombia y Perú a la contra maniobra negociadora de vetar el acuerdo comercial de Ecuador con la Unión Europea, que requiere de su aprobación. 
 
Francisco Alarcón, presidente de la Federación Nacional de Cámaras de Industrias, cree que eso no ocurrirá porque nuestros dos vecinos ya dieron su aval y no podrían retractarse. Pero esa interpretación optimista no toma en cuenta que el acuerdo con la UE pende de un hilo tan delgado que podría romperse incluso con una pequeña presión diplomática de cualquier interesado. 
 
Para comenzar, la burocracia de la UE y de la OMC no han aceptado todavía las salvaguardias que Ecuador prorrogó después de ofrecer que las levantaría.  
 
Luego está el problema de que los plazos son muy estrechos. Según la perspectiva también optimista del ministro Juan Casinelli, el convenio podría firmarse en noviembre, pero aun habrá que esperar dos meses más para que el parlamento europeo lo ratifique. Si todo sale bien, el acuerdo recién entrará en vigor a fines de enero, cuando las preferencias arancelarias que Europa concede a Ecuador ya habrán vencido. 
 
Este cronograma deja de lado que las vacaciones europeas son en julio y agosto, cuando todos los trámites burocráticos se paralizan. No toma en cuenta, tampoco, que este no es el único asunto en la agenda de los organismos europeos, abrumados por otras negociaciones con sus antiguas colonias.
 
No considera, asimismo, que las decisiones en la UE se adoptan por consenso, de tal manera que un solo país podría detener el acuerdo. El principal candidato para esa postura negativa es Inglaterra, que por un tiempo todavía influirá en las decisiones de la UE, y que ha expresado su disgusto por el asilo de Julian Assange. 
 
Jorge Alvear mencionó un obstáculo adicional en su artículo del jueves pasado en El Universo, la Cláusula Democrática del convenio de la UE con Perú y Colombia que reza así: “El respeto de los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales enunciados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos… El respeto de dichos principios constituye un elemento esencial del presente Acuerdo”. 
 
Con todas estas circunstancias en contra, Perú, Colombia, o cualquier otro descontento con Ecuador podría conseguir sin mayores dificultades que el convenio se venga abajo. 
 
Ayer el ministro Casinelli se reunía en Nueva York con el eslovaco Miroslav Lajčák, presidente del Consejo de la UE, para convencerlo de que ayude a concretar el convenio. Quizás debería considerar también un viaje urgente a Lima y Bogotá, a limpiar la basura que Correa regó. 
 

3. Camilo Samán, su amigo Santiago León y la Aduana

El 20 de junio, el ministro de Industrias Santiago León delegó a Camilo Samán como su representante a la presidencia del directorio de la empresa pública Fabrec.

Fabrec tiene un patrimonio de 14 millones de dólares y casi 500 empleados. Es una de las empresas que será privatizada. La tarea de Samán será conducir ese proceso.

La relación de Santiago León con Camilo Samán no es nueva. Estuvieron vinculados a través de las aduanas, donde León ocupó diferentes cargos, desde febrero del 2007 a noviembre del 2011. 

Funcionarios de la aduana descubrieron que en ese mismo lapso (de comienzos del 2008 a junio del 2011), una de las empresas de Samán se acogió al régimen de “importación temporal” para llevar al Ecuador telas exentas de impuestos y luego supuestamente exportar prendas de vestir. Pero Samán no reenvió ropa sino urea. Las prendas de vestir pudieron haberse quedado en Ecuador, donde se habrían vendido sin pagar IVA ni aranceles.

La denuncia llegó a la Fiscalía, que inició una investigación. Pero casi enseguida se recibieron varias llamadas telefónicas, algunas de Vinicio Alvarado, y allí quedó todo.

El mismo Vinicio Alvarado fue el que llevó a Santiago León al ministerio de Industrias. 

4. Correa se compromete a cooperar con el Diablo

El 8 de julio el  Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un préstamo de 364 millones de dólares a Ecuador para atender “necesidades de balanza de pagos provocadas por el terremoto del 16 de abril”.

Los fondos se tramitaron a través del Instrumento de Financiamiento Rápido, que permite conceder asistencia financiera sin necesidad de un programa económico completo ni una revisión del estado de la economía del país.

Sin embargo, el boletín de prensa correspondiente del FMI explica que “el país miembro que solicita asistencia en el marco del IFR debe cooperar con el FMI en los esfuerzos por resolver las dificultades de balanza de pagos y describir las políticas económicas generales que se propone aplicar”.

El subdirector gerente del Fondo, Min Zhu, lo dijo más claramente: “Las autoridades [del Ecuador] están comprometidas a reprogramar las prioridades del gasto de capital y a suspender los proyectos de baja prioridad no relacionados con la reconstrucción, en el caso de que se presentaran déficits de financiamiento”.

5. ¿Qué hará Guillermo Lasso con Julian Assange?

Días atrás, Baltazar Garzón, el abogado de Julian Assange, contó en Quito que se encontró con Guillermo Lasso en el avión que lo transportaba desde Madrid, y que el candidato presidencial se comprometió a respetar el asilo de su cliente.

Lasso corroboró luego esa versión por Twitter y Facebook.

La postura de Lasso intenta evitar la distorsión del derecho al asilo en la legislación ecuatoriana (y latinoamericana en general), que lo amarra a la voluntad personal del presidente de turno. Eso permite atropellos, como el que cometió el actual mandatario de Panamá, que le suspendió el asilo a Galo Lara después de que su antecesor se lo hubiese concedido.

Pero eso no significa que Assange no vaya a ocupar un lugar prioritario en la agenda del próximo presidente.

Assange fue procesado por la justicia sueca por cuatro cargos. Los tres que se referían a acoso sexual ya prescribieron. El cuarto, por violación, prescribirá el 2020. A fines del año pasado, para evitar que eso ocurra, Suecia solicitó permiso para interrogar a Assange dentro de la embajada ecuatoriana. El canciller Guillaume Long no ha contestado con el pretexto de que la fiscal sueca Marianne Ly presentó la solicitud de manera “equivocada”. Lasso podría modificar esa postura y permitir el interrogatorio, en cuyo caso el proceso judicial desembocaría por fin en una sentencia. Entonces, si lo llegasen a declarar culpable, Assange sólo podría conservar el asilo si alguna instancia legal en Ecuador determina que la justicia sueca no le ofreció las garantías del debido proceso. Es poco probable que eso ocurra, por lo cual el nuevo gobierno estaría obligado, entonces sí, a pedirle a Assange que abandone la embajada

https://www.emiliopalacio.com/las-cinco-de-la-semana.html

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>