MENU
sindicatos ubicate

by • September 23, 2014 • ArtículosComments (3)2734

!Los sindicatos dejan al gobierno gravemente herido! Por Emilio Palacio

Palacio copiaQuito, 17 de septiembre: Miren con atención los rostros de esta foto. Por ningún lado se observan cabelleras rubias ni ojos claros. Las marchas opositoras del 17 S se llenaron de obreros, maestros, indígenas y pobladores pobres.
Emilio Palacio

HAY CIERTAS FECHAS QUE PROVOCAN CAMBIOS FUNDAMENTALES EN EL DEVENIR DE LOS ACONTECIMIENTOS POLÍTICOS. Así ocurrirá con el 17 de septiembre de este año en Ecuador. El escenario social no será el mismo desde ese día.

 

Comencemos por aclarar que el 17 S no hubo una marcha y una contramarcha, como repiten algunos medios de comunicación, sino varias marchas de protesta y una raquítica contramanifestación oficial.

 

La bronca que en algún momento existió contra Jamil Mahuad se está quedando chiquita si se la compara con la rabia que ha sembrado Correa en varios sectores sociales. Permanecer al margen de ese sentimiento y quedarse pegado al régimen, podría acarrear, para algunos empresarios, en el futuro, una factura social muy alta. 

Hoy en día nadie muestra su foto junto a Mahuad; dentro de muy poco, comenzará a ocurrir lo mismo con el actual presidente. 

Las marchas de repudio al gobierno fueron masivas y se repitieron en las principales ciudades.

 

En cambio, la gente afín al gobierno sólo pudo reunirse en una sola contramanifestación en Quito, en un lugar muy pequeño -la Plaza de la Independencia de la capital-, resguardados allí por centenares de policías. 

 

Las marchas contra el gobierno movilizaron casi exclusivamente al pueblo llano. No se sumaron por ahora empresarios, profesionales o empleados de alto nivel. Sí se hicieron presentes algunos sectores de clase media (los empleados de las empresas de telefonía celular, sobre todo), pero no eran muchos. La inmensa mayoría eran obreros, maestros, vendedores informales e indígenas.

 

La última fortaleza de Correa: una oposición aún dividida

 

Saquemos conclusiones entonces: La oposición no convocó el 17 S todas las fuerzas que ya hoy en día moviliza y aun así pudo propinarle una paliza contundente al régimen.

 

Imaginemos lo que ocurriría si hubiese una convocatoria unitaria, donde se juntasen los sindicatos, las cámaras de la producción, los gobiernos locales y los partidos políticos.

 

La protesta desbordaría por completo al régimen. El país temblaría al paso de cientos de miles de personas. Rafael Correa ya no podría seguir gobernando de la misma manera. Tendría que modificar su estilo y poner fin a los atropellos, o de lo contrario, debería resignarse a ver cómo se derrumba su régimen autoritario.

La oposición prepara

nuevas acciones

 

Los dirigentes de los movimientos sociales preparan una convención de sus bases. Algunos hablan de convocar una marcha nacional a Quito, movilizando a toda su gente hacia la capital. Pero hay sectores más radicales que proponen un paro nacional. El 17 S, en la Plaza San Francisco de Quito, se escuchó varias veces este grito: “Huelga nacional, huelga nacional”.

 

Los alcaldes y prefectos que se reunieron en Guaranda el pasado 10 de septiembre discuten, asimismo, la posibilidad de volver a encontrarse en alguna otra ciudad. Algunos han propuesto reuniones mensuales. A Jaime Nebot, la gente de su entorno le ha sugerido una marcha en Guayaquil contra los intentos del gobierno de imponerle el alza de los pasajes urbanos. El alcalde aún no toma una decisión, pero el éxito del 17 S podría influir en su estado de ánimo.

 

Entre los partidos y dirigentes políticos, la acción que más se destaca es la que impulsan CREO y Guillermo Lasso, en el sentido de recoger firmas para exigir una consulta popular en torno a la reelección indefinida. Por el momento no ha tenido mucho impacto, pero cuando un ejército de activistas se ponga en movimiento para recoger adhesiones, eso podría alterar sustancialmente el panorama político.

 

Las que permanecen completamente ajenas a todos estos movimientos son las cámaras de la producción. Muchos de sus dirigentes prefieren mantener un bajo perfil, por temor o (en algunos casos) porque están haciendo dinero con este gobierno. Eso explica que por el momento sigan en minoría los dirigentes más resueltos, como Blasco Peñaherrera Solah, que proponen una estrategia completamente distinta.

 

Pero eso podría cambiar. La bronca que en algún momento existió contra Jamil Mahuad se está quedando chiquita si se la compara con la rabia que ha sembrado Correa en varios sectores sociales. Permanecer al margen de ese sentimiento y quedarse pegado al régimen, podría acarrear, para algunos empresarios, en el futuro, una factura social muy alta. Hoy en día nadie muestra su foto junto a Mahuad; dentro de muy poco, comenzará a ocurrir lo mismo con el actual presidente.

Para que haya unidad

el movimiento no se debe detener

 

Es probable que, por un tiempo, cada uno de estos grupos opositores continúe por separado. Pero en cierto sentido eso no importa, porque si el movimiento avanza, si no se detiene, si las acciones continúan, es casi inevitable que más tarde o más temprano confluyan todos en una sola acción contra el régimen.

 

Hay que recordar lo que dijo Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.
 
 
Quito, 15 de febrero del 2012: Una turba correísta ataca a Blasco Peñaherrera Solah que acude ante los tribunales a solidarizarse con diario El Universo. Por ahora están en minoría los empresarios que mantienen una postura valiente. Pero eso podría cambiar.
happy wheels

Related Posts

3 Responses to !Los sindicatos dejan al gobierno gravemente herido! Por Emilio Palacio

  1. PARLANACIONAL says:

    LA UNDAD TIENE Q SER SISTEMICA,DIFERENTES ACTOS, DIFERENTES ORGANIZACIONES, DIFERENTES LIDERASGOS, PERO CON UN SOLO OBJETIVO DERROTAR EL FASCIMO.

  2. PARLANACIONAL says:

    Y CON UNA DIRECCION COLECTIVA

  3. ELIZABETHEstuve says:

    Estuve en la marcha del 17 y aunque el tirano quiera hacer pensar que no hubo muchedumbre,…..el bien lo sabe que si la hubo, recorrimos Lorenzo d Garaycoa hasta Sucre, pasamos por Eloy Alfaro hasta Pichincha luego a la Ave. 9 de Octubre.No pudimos enrar al Malecon,porque lo tenian obstruidos con policias. Al llegar a 9 d Octubre, no me aguante y le pregunte al q comandaba los policias en moto, porque cerraban el paso y no nos dejaban ir al Malecon, su respuesta fue : nadie se lo impide, si quiere pasar pase,le conteste asi!!!!!!!!!!!! entonces mande que se muevan las motos,porque nosotros no los vamos a quitar ya q somos marcha poacifica.Ahi termino el dialogoNo se si era que me tentaba para atacarnos y luego decir que los provocamosRegresamos por el Boulevard hasta el punto de partida, que fue la Columna DE NUESTROS PROCERES DE LA. LIBERTAD
    .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>