MENU
militar correa

by • February 5, 2016 • ArtículosComments (0)1402

La estrategia de Correa para que los militares vuelvan a bajar la cabeza Emilio Palacio

Ayer jueves, Rafael Correa dio la orden de que se debiten 41 millones de dólares de la cuenta que el ISSFA mantiene en el Banco Central, para con eso “recuperar” un supuesto “sobreprecio” en la venta de un terreno al Ministerio del Ambiente. 
 
La orden es completamente ilegal. Aun si fuese cierto que hubo irregularidades en la compra venta de ese terreno, primero un juez tendría que declarar nulo el proceso para recién entonces adoptar cualquier decisión. 
 
Pero el gobierno no podía esperar, porque lo que está en juego no son los 41 millones del ISSFA sino algo mucho más de fondo. 
 
Recordemos que Correa viene provocando a los militares desde hace meses:  
 
- Ayer mismo por la mañana, en Radio Democracia, Fernando Cordero tildó de “chiflados”, “gritones” y “sabelotodos” a tres ex jefes del comando conjunto de las fuerzas armadas (Paco Moncayo, Oswaldo Jarrín y Ernesto González) y a tres coroneles retirados (Fausto Cobo, Alberto Molina y Bolívar Silva), precisamente porque denunciaron el zarpazo que el gobierno preparaba contra el ISSFA. 
 
- Semanas atrás, Cordero le ordenó al Comandante General del Ejército que destituya al coronel Carlos Ortiz, director del Hospital II Libertad, y al subdirector, teniente coronel Edwin Hidalgo, por haber dispuesto que se suspenda el ingreso de pacientes ante la falta de recursos económicos. Los acusó de “paralizar un servicio público”, un delito muy grave. 
 
¿Cómo explicar estas provocaciones? ¿Es que acaso Correa quiere que los militares lo tumben, como especulan algunos? 
 
La maniobra en realidad es mucho más compleja.
 
Rafael Correa sabe que su gobierno está a punto de venirse abajo. Cuelga de un hilo muy tenue. Es el hilo de la confusión de los ecuatorianos, que no han cobrado todavía consciencia de que el gobierno ya no tiene la fuerza de antes, no sólo por la crisis económica, el descontento popular y el aislamiento internacional, sino porque a mediados del año pasado la cúpula militar decidió (y se lo dijo) que no lo seguiría acompañando en su aventura de convertirse en el nuevo dueño del Ecuador. 
 
Hubo dos momentos claves en esa ruptura: 
 
El primero fue cuando Correa, amenazado por gigantescas movilizaciones que gritaban “Fuera Correa, fuera”, quiso declarar el estado de emergencia. Los generales le contestaron que en ningún caso la tropa dispararía contra el pueblo. Correa tuvo que refugiarse en la amenaza del volcán Cotopaxi para aparentar que se había salido con la suya. 
 
Luego vino la decisión de los generales y comandantes de Brigada de concurrir al juicio montado contra sus ex compañeros de armas, a los que se acusa de violaciones a los derechos humanos en los años ochenta pero sin ofrecerles las garantías de un debido proceso. Con el juicio, Correa quiso dividir a los militares entre “viejos” y “jóvenes” y no lo consiguió. 
 
Estos dos incidentes plantearon la posibilidad de que el hilo que sostiene a Correa se rompa, es decir, que el país abra los ojos y vea por fin que la dictadura ya no dispone del apoyo de los generales para reprimir. 
 
Para evitar ese escenario es que Correa torea a los militares. Quiere provocar un estallido de la tropa o de los comandantes de Base, para entonces mostrarse como una víctima ante la población civil y acusar a los generales de haber montado una conspiración en su contra. Con eso justificaría una intervención brutal en los cuarteles, como hizo luego del 30 de septiembre del 2010 en la policía nacional. 
 
Por supuesto, también existe otra posibilidad: Que los militares no caigan en la provocación; que defiendan a sus compañeros, sus recursos y su dignidad, pero sin dejarse arrastrar como los policías del 30 S; y que los civiles abran por fin los ojos y comprendan que Correa se ha quedado solo, de tal modo que no existe ningún obstáculo serio para buscar una solución democrática a la crisis, adelantando las elecciones.

militar correa

https://www.emiliopalacio.com/5-feb-2016.-la-estrategia-de-correa-para-que-los-militares-vuelvan-a-agachar-la-cabeza.html

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>