MENU
Alcaldes ubicatv

by • July 28, 2014 • ArtículosComments (0)2946

¿Habrá unidad contra la dictadura? Por Emilio Palacio

Palacio copiaGuayaquil, 25 de julio del 2014: Paul Carrasco (prefecto de Azuay), Mauricio Rodas (alcalde de Quito) y Jaime Nebot (alcalde de Guayaquil), tres líderes gravitantes de la oposición, se reunieron, por primera vez, con ocasión de las fiestas por la fundación del puerto principal.

UNA ENCUESTA RECIENTE DE SANTIAGO CUESTA REVELÓ que si hubiese elecciones presidenciales estos días en Ecuador, Jaime Nebot derrotaría en segunda vuelta a Rafael Correa. Cuesta no ha querido divulgar los resultados de su estudio porque fue contratado por un cliente, pero algunos números se filtraron sin su consentimiento.

 

La encuesta también mostró que dónde más rápidamente cae la credibilidad del presidente es en los estratos populares, y que la Asamblea Nacional tiene una desaprobación del 75%. 

Nebot tiene experiencia y sabe que lo que hace falta, cuando se enfrenta a un gobierno fuerte no son declaraciones unitarias líricas sino acciones prácticas que pongan en pie de lucha a los descontentos y organicen a los activistas. Por el momento, eso no se lo conseguirá en torno a una candidatura presidencial única, como ha sugerido, por ejemplo, Fernando Torres. Una propuesta así impediría en estos momentos la unidad. Lo que se requiere son acciones conjuntas en torno no a una persona sino a una idea, a un concepto, en el que puedan coincidir tendencias diversas.

Algunos observadores políticos a los que consultamos sobre estos números nos expresaron sus reservas por el método que utiliza Cuesta, de entrevistas telefónicas. Pero hay algo que nadie duda: el régimen no se encuentra en su mejor momento. Luego de las elecciones del 23 de febrero, hay cada vez más síntomas de malestar.

 

El motivo es obvio: el dinero ya no alcanza, así que el gobierno le comenzó a meter la mano a todos, a los de arriba y a los de abajo, a la derecha y a la izquierda.

 

Esta semana le metieron la mano a la banca ecuatoriana (a través del Código Monetario, que le dio el control al gobierno del crédito privado) y al bolsillo de los que compran mercadería por Internet (que tendrán que pagar 42 dólares por transacción). En los próximos días le meterán la mano al Fondo de Cesantía del Magisterio (431 millones de dólares, de 146 mil aportantes) y a los empleados de las empresas de telefonía celular (que sólo recibirán el 3% de sus utilidades; el resto irá a las arcas del gobierno). Proveedores del estado y funcionarios públicos se quejan, aquí y allá, de que no les pagan a tiempo.

 

En un escenario así, no tiene nada de sorprendente que se extienda la idea de que habría que unirse.

 

Este viernes 25 de julio, Mauricio Rodas, alcalde de Quito, se presentó en el acto por el aniversario de la fundación de Guayaquil, acompañando al alcalde del puerto principal, Jaime Nebot. Los asistentes lo recibieron con una sonora ovación.

 

¿Es el comienzo de la unidad que tantos anhelan?

 

Rodas aún no se decide

 

Todavía no está claro si Mauricio Rodas ya se dio cuenta de que el gobierno lo quiere acorralar. Todavía no sabemos si ya se percató de que el principio con que se maneja la dictadura es el que Camilo Samán describió con tanta franqueza a inicios de este gobierno: “Los que no están con nosotros, están contra nosotros”.

 

Hay voces que aconsejan mal a Rodas. Diario El Comercio (ahora con nuevos dueños) le sugirió en su editorial del 16 de julio que privilegie el diálogo con la dictadura para resolver los problemas de la ciudad.

 

Por lo visto, en El Comercio alguien no se enteró todavía de las maniobras del concejal Antonio Ricaurte para dejar sin mayoría a Rodas, de la ruptura del compromiso de financiar el Metro de Quito, o de los 15 millones de dólares que la administración municipal anterior le devolvió al BEDE. (El escándalo fue tal que luego se retractaron, pero la intención de hacerle daño al nuevo burgomaestre fue visible).

 

Pero Rodas no es ningún caído de la hamaca. Aunque no haya descartado el mal consejo de El Comercio, mantiene abiertos, por si acaso, todos los canales de comunicación con Nebot.

 

“Si intentas destruirme, puedo buscar otros aliados que no te quieren”. Ese fue el mensaje que le transmitió al régimen con su presencia en Guayaquil este viernes.

 

No fue más que eso, pero tampoco menos.

 

La izquierda, en cambio, ya sabe con quién está tratando

 

En el mismo acto del 25 de julio también estuvo presente el prefecto del Azuay Paul Carrasco, uno de los líderes más influyentes de la izquierda. Lamentablemente, la prensa nacional no destacó su presencia, así como la de varios otros alcaldes y prefectos.

 

Carrasco ha venido insistiendo, dentro de su corriente, en que se necesita tender puentes con otros sectores de la oposición. En las pasadas elecciones presidenciales propuso un frente único contra el totalitarismo. Sus compañeros no lo escucharon. Pudo más la influencia de Alberto Acosta, que se opone a cualquier acuerdo unitario contra la dictadura. Pero ahora, las cosas parecen estar cambiando. La postura divisionista de Acosta se reveló como suicida ante un régimen totalitario que quiere liquidar la independencia de los sindicatos para ponerlos bajo su control (nuevo Código Laboral), que metió preso a Carlos Figueroa y que le arrebató la personería jurídica al MPD, entre otros atropellos.

 

Ahora en la izquierda hay más voces que proponen lo mismo: buscar un acuerdo con otras fuerzas. El sábado 26 de julio, Rodas concurrió como invitado a otro evento, el Quinto Congreso de la Federación de Barrios de Quito, donde la presencia del MPD es visible.

 

Esta nueva actitud preocupa al gobierno. Humberto Cholango, ex presidente de la Conaie, y Orlando Pérez, director de El Telégrafo, impulsan estos días una campaña para recordarles a sus antiguos compañeros que “no hay que hacerle el juego a la derecha”. Pérez hizo el ridículo, ayer domingo, cuando publicó un artículo en El Telégrafo en el que se quejó amargamente del acercamiento de la izquierda y la derecha de oposición, olvidando que él y sus antiguos camaradas de la izquierda terrorista son aliados de la derecha gobiernista de Alexis Mera y Camilo Samán.

 

El peso determinante de Nebot

 

El alcalde de Guayaquil podría ser el catalizador de todos estos factores dispersos de la oposición que apuntan de manera incipiente hacia una unidad antidictatorial, no sólo por su peso político, sino porque tiene experiencia y sabe que lo que hace falta, cuando se enfrenta a un gobierno fuerte no son declaraciones unitarias líricas sino acciones prácticas, que pongan en pie de lucha a los descontentos y organicen a los activistas.

 

Por el momento, eso no se lo conseguirá en torno a una candidatura presidencial única, como ha sugerido Fernando Torres. Una propuesta así impediría en estos momentos la unidad. Lo que se requiere son acciones conjuntas en torno no a una persona sino a una idea, a un concepto, en el que puedan coincidir tendencias diversas.

 

El jueves, conversando con Alfredo Pinoargote, de Ecuavisa, Nebot lo esbozó de este modo: si se produce esa “monstruosidad” -dijo- de aprobar las reformas constitucionales que plantea la dictadura “por decreto, a las bravas, ahí sí cabe que el pueblo a través de las firmas correspondientes, a nivel nacional, plantee una consulta de contrarreforma para volver a lo anterior”.

 

Nebot tiene en mente a Yasunidos y su experiencia de recolección de firmas. Yasunidos no buscó la unidad con otros sectores políticos (por influencia precisamente de Alberto Acosta); aún así, reunió casi un millón de firmas. Ahora, un frente de unidad encabezado por Nebot, Rodas y Carrasco (¿más Guillermo Laso?) le haría mover el piso a la dictadura. Sería el primer paso para vencer el miedo. 

Quito, 26 de julio del 2014: Luis Valverde, vicepresidente de la Federación de Barrios de Quito (FBQ); Glenda Martínez, secretaria; Manuel Moya, Vicepresidente de la Central Unitaria de Barrios del Ecuador; y Myriam Manoband, presidenta de la FBQ, escuchan al alcalde Mauricio Rodas, en el Quinto Congreso de la Federación. Al gobierno le preocupa el acercamiento de diferentes tendencias de oposición. Foto: MPD.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>